BENEFICIOS DE LA FISIOTERAPIA PARA EL ADULTO MAYOR EN HÁBITAT

La fisioterapia o terapia física, tiene múltiples beneficios, como mejorar la condición física y mental, prevenir el riesgo de caídas, mejorar las funciones básicas del organismo y conseguir una mayor sensación de bienestar en la persona mayor.

La práctica regular y sistemática de actividad física se asocia con mayor longevidad y calidad de vida. Además es un elemento fundamental dentro de una estrategia preventiva y curativa de los trastornos y disfunciones asociadas al envejecimiento.

 

Adulto Mayor

 

No evita, pero sí atenúa el deterioro general asociado al envejecimiento. Amplía las posibilidades de participación en una gran variedad de actividades recreativas, sociales, laborales, contribuyendo al incremento de la calidad de vida en el anciano y facilitando, por encima de todo, niveles mayores de independencia y autonomía.

Considerando que, incluso los ancianos sanos pueden presentar dificultades importantes en su funcionalidad debido al déficit en ajustes de la postura, lo que conlleva a un incremento en la incidencia de caídas, es importante recalcar la importancia de la fisioterapia preventiva en relación con sus caídas y sus consecuencias.

Los objetivos preventivos, terapéuticos y de rehabilitación son apoyos para el desarrollo, el mantenimiento y la recuperación de todas las funciones somáticas y cognitivas o para el aprendizaje de funcionamientos alternativos para aquellas disfunciones que no sean recuperables.

El servicio de fisioterapia en Hábitat se brinda con el objetivo de prevenir y retardar los procesos involutivos asociados al envejecimiento, mantener la funcionalidad y la independencia en las actividades de la vida diaria y como uno de los elementos de la estrategia de prevención de caídas.

 

ANGÉLICA ELJAIEK VÁSQUEZ

Fisioterapeuta, Hábitat Los Balsos

 

 

Fuente: Fisioterapia Geriátrica, Rubens y Da Silva