DECÁLOGO DE LA SEXUALIDAD AL ENVEJECER
  • El ejercicio de la sexualidad es una opción libre que estoy en capacidad de tomar.
  • Mi expresión sexual es permanenteHábitat - Hogar Geriátrico  y no depende de la edad. Es una faceta vital que varía con cada persona.
  • Tengo el mismo deseo y derecho a recibir y dar caricias, tal como sucedía en mi niñez y mi juventud.
  • Estoy en capacidad de expresar sanamente el afecto hacia las personas que me atraen.
  • Puedo constituir una pareja y compartir mis sentimientos sin límite de edad.
  • Soy capaz de trabajar, de producir, de hacer deporte y divertirme. Mi situación de retiro o pensión no me lo impide, antes bien lo facilita.
  • Puedo tener el don de ser elemental, como sucede en la niñez, pero cada vez más en virtud de mi experiencia.
  • Me aferro a la vida porque sé de su valor y percibo el placer de vivirla.
  • Llegar a la vejez significa que he sobrevivido y triunfado sobre la enfermedad y la muerte.