Envejecimiento activo

Envejecimiento activo

diciembre 10 2019

El término “envejecimiento activo” fue adoptado por la Organización Mundial de la Salud a finales de los años 90 con la intención de transmitir un mensaje más completo que el de “envejecimiento saludable” y reconocer los factores que, junto con la atención en salud, afectan la manera de envejecer de los individuos y de las poblaciones.

 

Este modelo de envejecimiento activo incorpora y analiza el proceso de envejecimiento y sus “determinantes» a lo largo del curso de vida, con énfasis en las personas adultas mayores y teniendo en cuenta las implicaciones tanto a nivel individual como poblacional. El Envejecimiento Activo trasciende la concepción de persona mayor “activa”, va más allá del mantenimiento de las funciones físicas y su participación laboral, incorporando la participación “activa” en aspectos sociales, económicos y culturales, que permiten a las personas adultas mayores contribuir activamente con sus familias, con la comunidad y con el país, de acuerdo con sus necesidades, deseos y capacidades:

 

El modelo de determinantes del envejecimiento activo, considera los siguientes siete aspectos:

1. Determinantes socio-económicos: sexo y edad, estado civil, etnia, nivel educativo, afiliación a la seguridad social, estrato socioeconómico, ingresos, gastos, ocupación.

2. Determinantes del entorno social: condiciones del vecindario, arreglos familiares y residenciales, soporte social, participación social, uso de tecnología, condiciones adversas de la infancia (hambre, condiciones económicas, estado de salud, violencia), autopercepción de la vejez, maltrato, discriminación, movilidad territorial y desplazamiento.

3. Determinantes del entorno físico: condiciones de la vivienda, servicios públicos, exposiciones ambientales al interior de la vivienda, transporte

4. Determinantes relacionados con factores personales: religiosidad, sexualidad, autopercepción del estado de salud, espacio de vida, funcionalidad, amputaciones, limitación funcional y discapacidad.

5. Determinantes conductuales: hábitos, actividad física, estado nutricional, medidas antropométricas, salud bucal, autocuidado.

6. Condiciones de salud: condiciones crónicas (hipertensión arterial, osteoartritis, diabetes mellitus, enfermedad cardiovascular, osteoporosis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer, enfermedad cerebrovascular); deterioro sensorial (visión, audición); grandes síndromes geriátricos (depresión, demencia y deterioro cognitivo, caídas, incontinencia urinaria, fragilidad); salud mental, consumo de medicamentos.

7. Uso y acceso a servicios de salud: uso de servicios ambulatorios, consumo de medicamentos, hospitalización y servicios preventivos.

Adulto Mayor

Uno de los determinantes en el cual podemos influir de manera positiva a lo largo del curso de vida, y que se ha encontrado que es responsable del 45% del resultado final, es el relacionado con los factores conductuales:

 

• Realizar 150 minutos semanales de actividad física: sesiones de actividad física continua durante 30 minutos o más.

• Restringir la ingesta calórica proveniente de carbohidratos

• Mantener una nutrición lo más natural posible, abundante en frutas y verduras, evitando frituras y alimentos procesados.

• Evitar el tabaquismo

• Actitud positiva frente a la vida

 

Redactado por:

JUAN CARLOS MORENO SALDARRIAGA

Director de Asistencia y Bienestar

 

Fuentes: Envejecimiento y Salud, OMS.

Encuesta SABE Colombia Envejecimiento activo.

Rev. Esp. Geriatría y Gerontología